El cuerpo de Florencia Morales tenía “lesiones compatibles con autodefensa”

0

La ampliación de la autopsia evidenció contusiones en los brazos y escoriaciones debajo de las rodillas. La médica que la revisó antes de la detención aseguró que no presentaba heridas y se encontraba “exaltada con la Policía”.

A más de 20 días de que Florencia Magalí Morales apareciera sin vida en una celda de la Comisaría 25° de Santa Rosa del Conlara, se conocieron detalles que dan mayor entidad a los interrogantes sobre lo que verdaderamente pasó en el calabozo.

La hipótesis inicial del suicidio pierde fuerza para los abogados que representan a la familia.

En la mañana del 5 de abril la mujer de 39 años fue detenida en la calle y conducida a la seccional. El parte policial señalaba que la  aprehensión se debió a la resistencia a la fuerza y violación a la cuarentena obligatoria. Diez horas más tarde fue hallada ahorcada y la autopsia determinó como causal una “asfixia mecánica”.

Sin embargo, el parte del forense Gustavo Lafourcade Durán no brindaba detalles sobre cómo se encontraba el cuerpo y por eso el abogado Santiago Calderón Salomón solicitó una ampliación y el médico accedió al entender que “se cometieron errores técnicos”.

Al concretarse la medida, Lafourcade Durán mencionó lesiones que no estaban en el primer informe. Se encontraban en la muñeca y antebrazo izquierdo, y “escoriaciones debajo de las rótulas de las rodillas”. Aclaró que “fueron producidas en vida y no pudieron provocar la muerte”.

Calderón Salmerón se refirió a la intervención del médico forense y dio como ejemplo que no se abrió el cráneo “para identificar si hubo algún coágulo, fractura o lesión en la parte”. “Nos respondió que no lo consideró necesario”, afirmó.

El pantalón de la mujer estaba mojado y aunque se relacionaría a orina “no realizaron pruebas de semen” para descartar el abuso sexual, señaló el letrado.

“No se analizaron los genitales. Tampoco hicieron hisopados o pruebas de embarazo para constatar o descartar una violación”, cuestionó el abogado. El argumento del forense fue que “se encargó de determinar si hubo un suicidio y sólo se estudiaría en el caso de adolescentes”.

Otra de las claves para los abogados fue la testimonial de una médica de la localidad. Tras ser demorada, Morales fue revisada en el hospital y luego alojada en una celda.

La doctora relató que “no la notó drogada ni alcoholizada”, “era colaboradora” y con ella tenía “excelente predisposición”. Sin embargo, contó que se encontraba “exaltada y ofuscada con la Policía”. “De esta manera se descarta que estaba descontrolada con todo el mundo como dijeron los efectivos”, sostuvo Calderón Salomón.

En el mismo sentido, puntualizó que la médica la revisó y para eso la mujer tuvo que desnudarse. “Tenía un hematoma en el cuello que podía ser producto de un chupón, pellizcón o golpe, pero lo más importante es que no había lesiones de integridad física. Esto significa que no fue resistencia a la autoridad y el único lugar donde pudo recibir las heridas fue en la Comisaría”, advirtió el abogado.

En relación a la causal de muerte, Lafourcade Durán expuso que pudo ser provocada por el cordón que hallaron en la escena porque “coincide con el surco en el cuerpo”. A su vez, advirtió que también podría ser consecuencia de “un golpe certero en la parte cervical”.

Otro punto en el que indagarán los letrados, será en la manipulación del cuerpo y en la cantidad de efectivos que estaban en el lugar del hecho.

Al respecto, manifestó que este lunes declaró en audiencia un oficial de Criminalística, Ramón Cardetti, quien llegó a la seccional cuando ya se encontraba el forense y un secretario del Juzgado.

“Tanto Cardetti como el médico encontraron el cuerpo en el piso. Hasta el momento nadie lo vio colgado. Si lo estuvo tenemos que saber quién lo movió”, afirmó.

Por otro lado, apuntó a que según el libro de guardias de la delegación figuraban cuatro efectivos en la guardia, pero “Cardetti dijo que cuando llegó habían alrededor de ocho”.

Calderón Salomón también precisó que aguardan pericias de ADN, celulares y las cámaras. Anticipó que en los próximos días habrá audiencia con una psicóloga, más personal de Criminalística y los primeros policías que intervinieron.

Nota: Gentielza “El Chorrillero.com”

Share.