La Revista Paraísos del turismo entrevistó a Juan Carlos Christiansen

0

entrevFrank Sinatra era La Voz porque desde su talento como cantante y actor escucharlo ubicaba al oyente en el mundo musical o cinematográfico norteamericano. Voces que reconocemos inmediatamente a través de la radio, nos remiten a un lugar, a una idea. Con esa voz establecemos un diálogo fluido e imaginario a pesar de no conocer físicamente a quien la emite. En el principio de la película “Las últimas vacaciones en familia” para introducir a los protagonistas en el paisaje se escucha una voz desde la radio del auto. Están iniciando sus vacaciones en la Villa de Merlo y la voz que los ubica en la acción es la de Juan Carlos Christiansen, desde la FM 99.3 de Radio Alternativa. El personaje: Lo encontramos en el estudio y nos cuenta que, desde chico, escuchando radio, ya soñaba en convertirse el mismo en esa voz que salía por el parlante. Nacido en San Cayetano, un pequeño pueblo de la Provincia de Buenos Aires, el interés por la radio lo anima, con apenas 15 años, a recitar poemas gauchescos en un programa de Radio Necochea que se llamaba “Mañanitas camperas”. Aquella radio de AM llegaba a toda una zona de chacras y campos don-de era el vínculo irremplazable para conocer las noticias o enviar mensajes. Muchas veces, por pedido de los oyentes, recitaba poemas de Yamandú Rodríguez o de Osiris Rodríguez. Castillo que en sus versos reflejaban esa vida campesina. Han convivido su vocación de locutor con la de actor, nos cuenta, porque ya en su pueblo había formado un grupo teatral dedicado al humor imitando fi guras de aquel momento como José Felicia-no o Cafrune. También en Necochea integra al elenco del teatro Municipal y es ahí donde se encuentra con Gloria, su compañera, qué desde Rosario había llegado a presentar una obra para chicos. Las Andanzas: Juntos se van a vivir a Comodoro Rivadavia donde Gloria trabaja en el diario Crónica de esa ciudad, y Juan Carlos ingresa como locutor en Radio. Entrevista a Juan Carlos Christiansen: La voz Nacional por la mañana y por la tarde dice las tandas publicitarias en LU4. Esta vocación se profesionaliza más tarde al convertirse, previo paso por el ISER, en locutor nacional. Con permiso de la radio, él y Gloria, se tomaban 3 o 4 días para recorrer lugares cercanos haciendo teatro, hasta que deciden encarar la vida trashumante de artistas llevando la propuesta teatral a los pequeños pueblos de la Patagonia. Eran pue-blos donde muy raramente se ofrecía este tipo de espectáculos y por supuesto tenían una increíble convocatoria de grandes, chicos y comu-nidades indígenas que por primera vez compartían el hecho teatral. Una experiencia espectacular porque al arribar a un nuevo lugar tenían que estar preparados para las posibles negativas. Para cada no tenían un sí o una solución. Distribuir folletos? lo hacían. Difundir la función? Ahí estaba el sufrido Citroen 2CV con sus parlantes convertido en propaladora. Además siempre era cálida la recepción de la gente. Hubo lugares donde se quedaron varios días. En El Bolsón el Intendente les facilita una casa por varios días y desde ahí salían para hacer funciones en los pueblos vecinos. El Hoy: Finalmente llegan a Rosario donde fue relativamente fácil ubicarse en LT2 ya que durante el conflicto de Malvinas desde Comodoro había funcionado como corresponsal de esa radio, de Radio Rivadavia de Buenos Aires e inclusive de la Rede O Globo de Brasil. Su voz era conocida y fue la carta de presentación para que al poco tiempo integrara el equipo de LT2. Siempre haciendo teatro, en los primero años de la democracia los contrata la Municipalidad de Merlo. Hicieron una función en la plaza y les gustó el lugar, sus montañas, su gente y aquí se quedaron. Al poco tiempo Rodolfo Labat inaugura la primera radio, Radio Ciudad de Merlo y con su experiencia profesional se vincula rápidamente con este medio y hoy desde Alternativa se mantiene como un referente importante de la comunicación en la Villa de Merlo. Su voz se identifica con la Villa de Merlo sin ninguna duda, porque además ha construido un diálogo con la comunidad que siempre puede disponer de los micrófonos de la radio para manifestar sus opiniones. Tampoco abandona el teatro y desde hace tiempo a las representaciones de “El Acompañamiento” agrega unipersonales basados en textos de Fontanarrosa.

Compartir