El gobernador se reunirá el próximo miércoles con el presidente de la Corte Suprema de Justicia

0 comments

La reunión con Ricardo Luis Lorenzetti será para dialogar sobre el fallo favorable que tiene la Provincia de San Luis en su reclamo de los 20 mil millones de pesos que le debe el Gobierno Nacional. Lo anunció Alberto Rodríguez Saá en una entrevista televisiva, en la que además analizó el Consenso Fiscal que no fue firmado por el gobierno puntano.

“El Consenso Fiscal sólo beneficia a la Nación y a Buenos Aires. Que la gente se quede tranquila porque hicimos todo con tranquilidad y defendimos los intereses de la provincia. Se pueden preguntar ¿qué beneficios puede traer a la Provincia? Ninguno, es indigno firmarlo. Sólo trae muchos perjuicios, y sobre todo económicos. Además la Nación quiere que las provincias ayuden al Presidente a que hagan un ajuste para los jubilados”, explicó el primer mandatario puntano. Además instó a la oposición a fijar una posición sobre la no firma de San Luis al Consenso Fiscal.

El gobernador explicó que la Nación le debe a San Luis, por los juicios ganados con sentencia de la Corte Suprema, una suma de alrededor de $20 mil millones -similar a un presupuesto completo provincial- y que a cambio, el Gobierno nacional le ofrecía $2 mil millones en 10 años y en bonos, es decir, $200 millones por año. Asimismo aclaró que restan definir el tipo de tasa para pagar: activa o pasiva –existe una diferencia de $3 mil millones entre lo que dice la Nación y la Provincia-.

“En el presupuesto del año pasado habían puesto el pago de la deuda. Este año no lo pusieron”, afirmó Rodríguez Saá, quien explicó que ahora la Corte Suprema de Justicia deberá dictar cuánto será el monto a pagar.

“El Consenso Fiscal es un ajuste oculto”, enfatizó Alberto, quien denunció que con estas medidas se les quitaría a los jubilados entre 65 y 100 millones de pesos“.

Así también se refirió a por qué otros gobernadores firmaron: “Hay gobernadores que firman porque no tienen un presupuesto equilibrado; porque están endeudados; porque ven que pueden aumentar un poquito sus ingresos con la promesa de los 200 millones; hay alguna razón que no tienen autonomía suficiente como para poder decir que no, o firmar un acuerdo que fuera más ventajoso para todos. Nosotros no tenemos desequilibro fiscal, la provincia está equilibrada y tenemos un presupuesto en orden. No tenemos deuda con la Nación”.

“El Consenso Fiscal tiene dos temas: las provincias tienen que dejarse regular cómo van a pagar los impuestos internos. En el presupuesto provincial, un 65% de los ingresos son por coparticipación y un 35% es de lo que recauda la provincia. Si te dicen cómo tenés que cobrar los impuestos municipales, vos estás cediendo la autonomía provincial. La provincia no puede renunciar a eso, porque si ahora nos disminuyen la coparticipación y si nos reducen los impuestos provinciales, entonces nos van a colocar en bancarrota. Además, nosotros tenemos que convencer a los intendentes que tienen que ceder las tasas municipales. El Gobierno nacional en este momento es un gobierno unitario que establece los impuestos nacionales, provinciales y las tasas municipales. Eso es el Consenso Fiscal”, afirmó.

También respondió a su ausencia en las reuniones previas a ese acuerdo: “La provincia estuvo en el Consenso. El vicegobernador Carlos Ponce en ese momento era el gobernador. Además estuvo la ministra Zabala Chacur y el fiscal de Estado Eduardo Allende. Y yo ratifico todo lo que ellos hicieron, porque han defendido muy bien a la Provincia”.

 

4a-2