IFE: Casi 9 millones de beneficiarios comenzarán a cobrar desde el 8 de junio

0

Volverá a ser de 10 mil pesos y estará dirigido al mismo universo de personas que recibió el primero, por lo que no habrá que volver a anotarse ni sumarán nuevos inscriptos.

El Gobierno anunció que pagará una segunda tanda del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE). Volverá a ser de 10 mil pesos y para el mismo universo de personas que recibió el primero, por lo que no habrá que volver a anotarse, ni se podrán incorporar nuevos inscriptos. Los casi 9 millones de beneficiarios comenzarán a cobrar el 8 de junio y hasta principios de julio, según el cronograma dispuesto por Anses.

“El IFE tenía previsto ser una única vez y ahora se va a volver a pagar, en función de esta situación que estamos viviendo, y como se va extendiendo y transitando la pandemia en Argentina”, aseguró Fernanda Raverta, titular de Anses, durante el anuncio realizado este lunes en Casa Rosada. Estuvo acompañada por Mercedes Dalessandro y Haroldo Montagu, dos funcionarios del Ministerio de Economía.

Desde la semana pasada la Anses tenía previsto repetir el pago, por el mismo monto y para el mismo universo de personas. Algunos beneficiarios, como monotributistas A y B, o empleadas domésticas, pudieron volver a trabajar en mayo en algunas regiones del país, pero según pudo saber este diario, la Anses consideraba que aún atraviesan situaciones complicadas en sus hogares. Pese a que el organismo de Raverta es el que hace el depósito, el financiamiento es del Tesoro nacional, por lo que faltaba la decisión del Ministerio de Economía. El IFE implica un gasto de casi 90 mil millones de pesos.

La decisión que contribuyó a definir la segunda ronda fue un informe técnico elaborado en conjunto por el Ministerio de Economía, Trabajo y Desarrollo Productivo. El documento dio cuenta que con la aplicación del IFE entre 2,7 y 4,5 millones de argentinos no cayeron en la pobreza. “El IFE junto a todas las ayudas del Estado llega en un 90 por ciento al primer decil, por lo que 9 de cada 10 argentinos que lo necesitan, están cubiertos por alguna ayuda estatal”, afirmó Montagu, secretario de Política Económica.

Durante la conferencia, Raverta puso especial énfasis en el calendario de pagos. El IFE se anunció el 23 de marzo, la primera tanda comenzó a pagarse el 21 de abril y terminará recién este miércoles 3 de junio. Además, hay alrededor de 400 mil personas que fueron aprobadas, pero se encuentran en proceso de revisión de los datos, por lo que todavía no accedieron a la primera tanda. La titular de Anses, que cumplió un mes al frente del organismo, aseguró que el primer cronograma “fue extenso”, porque cuando comenzó a pagarse la actividad bancaria estaba suspendida, pero también porque se usaron medios de pago como el Correo Argentino.

“Vamos a hacer un cronograma inteligente y ágil”, anticipó Raverta. A partir del 8 de junio y hasta el 22, cobrarán las familias en conjunto con el depósito de la Asignación Universal por Hijo. Entre el 23 de junio y hasta el 6 de julio, cobrarán quienes hayan informado una Clave Bancaria Uniforme (CBU) en la inscripción, más allá del método de pago en el que finalmente hayan cobrado. Finalmente cobrarán quienes no informaron CBU y que probablemente no estén bancarizados. En esta etapa podrían entrar también las personas que se encuentran en proceso de verificación y que recién están cobrando la primera tanda. Va a ser un día por número de terminación del documento.

La novedad de este pago es que la Anses buscará que casi el 100 por ciento reciba el pago en una cuenta bancaria, por lo que trabajan con bancos públicos y privados en la tramitación de cuentas. “La idea es que estén incluidos en materia económica para atravesar la emergencia, pero luego que queden bancarizados para poder seguir adquiriendo inclusión en todos los sentidos”, dijo Raverta. Así, buscarán desincentivar métodos como el llamado “punto efectivo”, que incluye un código de cobro, dado que se registraron estafas que fueron judicializadas.

Durante el anuncio, Dalessandro, directora de Economía, Igualdad y Género, analizó la perspectiva de género detrás del diseño del IFE. Explicó que como el ingreso es por familia, se estableció que en caso de que lo pidieran dos personas del mismo hogar, la mujer tendría prioridad, debido a la “brecha de ingresos en las mujeres”. Por otro lado, destacó que el único empleo formal que se permitió fue el del trabajador doméstico. “En Argentina ser empleada de casa particular es la primera ocupación que tienen las mujeres. Es uno de los trabajos más precarios, con el 70 por ciento del empleo informal, y con sueldos promedios de 8160 pesos”, explicó. Al IFE lo cobran 540 mil trabajadoras.

Durante la conferencia, Raverta también reveló algunos temas que definirá la Anses en los próximos días. No descartó que pueda volver a aplicarse una tercera tanda de IFE, según el avance de la pandemia, y tampoco rechazó que pueda volver a darse un bono a los jubilados, tal como se hizo en abril. En cuanto al bono para los trabajadores de la salud que todavía no lo recibieron y que pagará la Anses, Raverta explicó que aún se encuentran en proceso de consolidar el registro de los trabajadores que cobrarán, dado que no existe un padrón a nivel nacional.

Fuente: Página 12

Share.