Le pusieron una prótesis y logró que lo montaran otra vez

0

El animal sufrió una amputación por una fractura. Ahora puede caminar y trotar con el miembro artificial sin dificultades.

Tras ocho meses de rehabilitación, “Chavo”, el caballo al que le amputaron una extremidad porque se había fracturado la pata trasera derecha y ahora utiliza una prótesis para desplazarse, fue montado nuevamente por una niña de 8 años con todo éxito. Es el primer equino en la provincia de San Luis en tener un miembro artificial y uno de los pocos en el mundo, según los médicos que lo operaron.

El animal es de la raza criolla argentina, tiene 13 años y pesa unos 450 kilogramos. Pertenece al Centro de Equinoterapia Valle Azul, que funciona en Potrero de los Funes. 

La inédita intervención quirúrgica se realizó en enero pasado en la veterinaria Cuarto Creciente, de la localidad de Carpintería, y estuvo a cargo del médico veterinario Isidro Ortega, junto a cinco ayudantes que lo asistieron las cuatro horas que duró la operación. “Tuvimos que amputar a la altura del tarso en el miembro posterior derecho, no queríamos hacerlo, pero tenía una fractura expuesta muy grave. Intentamos remediar la lesión, pero no se pudo y generalmente, por indicación que tenemos los veterinarios, había que practicarle una eutanasia y no lo hicimos”, señaló el profesional.

Hace unos días, “Chavo” fue montado de nuevo tras ocho meses por Allegra y pudo trasladar sin problemas a la pequeña amazona caminando y trotando con su prótesis. “Teníamos tres objetivos, uno era salvarle la vida; el segundo, que pudiera vivir con una amputación de miembro; y el tercero era encontrar el mejor miembro artificial que le permitiera  vivir con cierta normalidad”, detalló.

El especialista recordó que estuvieron varios meses curando el muñón porque las distintas piezas que le colocaban lo lastimaban, ya que no había cicatrizado totalmente la herida. “Se demoró mucho, pero sabíamos que iba a suceder eso por la ansiedad que teníamos de montarlo nuevamente”, dijo.

Finalmente sanó la lesión y comenzaron a probar con varias prótesis. “Con tres patas podía caminar, pero le costaba mucho y empezamos a experimentar con distintas piezas de diferentes materiales como hierro, madera y metales, entre otros, y ninguno respondió bien”, recordó.

El miembro artificial que le colocaron y que pudo adaptarse en el animal es de una resina con fibra de vidrio que tiene como base un caño de aluminio y material de teflón en la punta, donde apoya el muñón.

Según el veterinario, se adecuó bien al caballo, que puede caminar y trotar, pero no galopar. “Puede ser montado por niños de poco peso para no exigirlo. La idea no es cabalgarlo de manera desmedida ni tampoco dañar su condición física”, dijo.

Compartir