Una comunidad artística impulsada por el poeta Antonio Esteban Agüero

0

Se trata de la Secundaria de Arte Nº 2 “Nicolás Antonio de San Luis”, la primera institución de estas características. Actualmente, sus más de 600 alumnos no solo elaboran recursos expresivos, sino también modos creativos para integrar algunas de sus emociones replegadas por la pandemia.

“El arte es oxígeno para mis alumnos. Es un canalizador de sus energías. Siempre me guío por lo que me van pidiendo. Para ellos esta escuela es como un muro de contención”, contó el artista y director de la “Ex Bellas Artes”, Carlos Urteaga.

“Los chicos nos estaban pidiendo volver incluso en plena pandemia. Es bien sabido que si tenés un hijo que elige esta escuela es diferente a los demás. El chico necesita mostrarse y hacer visible lo que hace. Por más que hicieran arte, se sentían encerrados”, compartió el destacado pintor, nacido en Piedra Blanca, Merlo.

Ganas incontenibles de volver

“Algunos chicos pudieron adaptarse rápidamente a lo virtual y a otros les llevó más tiempo. Esta escuela, al aportar la dimensión artística, genera otro efecto en los chicos. Para mí fue muy llamativo que, cuando volvimos, el año pasado no faltaba nadie. Necesitaban el contacto con sus compañeros y de expresarse. Creo que volvieron con ese entusiasmo porque les encanta la escuela”, indicó la artista y profesora de pintura, diseño y cerámica, Silvana Guerrero.

“El año pasado, por ejemplo, hubo trabajos grupales, a diferencia de los ciclos anteriores, porque la pintura suele ser más de producción individual, entonces, notamos, quizás por el aislamiento, mucha más predisposición para trabajar juntos”, agregó.

Arte en conexión con las emociones

“Nosotros trabajamos mucho con lo terapéutico y desde la educación emocional. Es importante trabajar con las emociones en el aula, porque donde involucramos nuestra emoción el aprendizaje es inolvidable, donde hubo un sentir y un hacer sobre un concepto no se olvidan jamás. Es muy importante que el conocimiento atraviese todas las dimensiones del ser humano”, reflexionó Guerrero, quien es docente en esta secundaria desde 2007.

Compartir