La Policía rescató a dos hermanas que estaban encerradas hace varios años

0

Lourdes y Jéssica vivían hace años encerradas en una habitación de su casa del barrio Monseñor Di Pasquo.

El calvario que sufrían las hermanas Lourdes (25 años) y Jéssica (23) llegó a su fin cuando este jueves un vecino pudo dar aviso a la Policía de que ambas estaban desnutridas y vivían encerradas en una habitación de su casa ubicada en la calle Elpidio González al 900, del barrio Monseñor Di Pasquo.

El comisario inspector Guillermo Gil informó que ambas chicas tienen algún retraso madurativo y que se enteraron por un vecino que dio aviso a la Comisaría 2ª este jueves cuando se encontró con Lourdes que venía a pedirle comida.

Personal policial llegó enseguida hasta el lugar donde vivían las dos chicas y constataron a simple vista que sufrían de un grado importante de desnutrición, “por lo que dimos intervención al Juzgado de Familia, Niñez y Adolescencia N° 1″, a través del procedimiento denominado “comunica situación”, dijo Gil.

El comisario contó que si bien las adolescentes viven con su padre, “se notaba que tenían un grave estado de abandono porque además ambas tienen algún retraso madurativo y las mantenía encerradas en una habitación de la casa. Incluso algunos vecinos contaron que hacía 9 años que no las veían”.

Además, dijo que el padre “en ningún momento entendió que la situación era muy grave; sino que creía que era totalmente normal lo que estaban viviendo”. El comisario inspector señaló que le llamó la atención que “la chica estuviera pidiendo comida y que no quería volver por ningún motivo a su casa”.

Por intermedio de una prima los policías supieron de la existencia de la otra hermana menor, porque según explicó el jefe de la comisaría “al darle intervención al Juzgado se investigó qué familiar podía hacerse cargo de la tenencia de Lourdes, y se contactaron con Brenda Iglesias; que es prima de las chicas y que colaboró mucho para encontrar una solución”.

Luego de constatar que Jéssica también estaba en las mismas condiciones de hacinamiento se dio intervención a la ambulancia del Sempro para que las revisara un médico, y allí constataron el grado de desnutrición crónico que padecían ambas jóvenes.

Luego de hablar con los padres, los investigadores confirmaron que estas chicas tienen otros siete hermanos, pero ninguno estaba en la vivienda familiar al momento de la intervención policial. Y además pudieron saber que la madre tampoco vive en esa casa de la calle Elpidio González porque ella también tiene una discapacidad.

Por ahora su prima Brenda las tiene en custodia provisoria mientras continúa la investigación, a cargo de la jueza Natalia Giunta, quien debe resolver también la situación procesal del padre de las hermanas que, por ahora, está en libertad.

Share.

About Author