Suba de precios: La carne, cada vez más lejos de la mesa de los argentinos

0

La carne vacuna es uno de los alimentos elegidos por los argentinos, pero su costo, sin estar acompañado de ingresos acordes, la torna por momentos inaccesible para la gran mayoría. En parte, eso explica que en 2020 se haya registrado el consumo más bajo en 100 años, de la mano de precios que subieron en diciembre hasta 20,5% en algunas regiones del país. ¿Cuáles fueron los que más aumentaron? Los más elegidos para las mesas argentinas: el asado, la nalga, la paleta, el cuadril y la carne picada común, entre otros.

De acuerdo con el Índice de Precios al Consumidor (IPC), que dio a conocer este jueves el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), el aumento del 4,4% registrado en diciembre en el rubro alimentos y bebidas no alcohólicas fue el de mayor incidencia sobre la inflación de ese mes en todas las regiones. Dentro de ese rubro, carnes y sus derivados lideró el alza en todo el país. Aumentó 20,5% en el Noreste; 19,1% en Cuyo; 16% en el Noroeste; 15,9% en la región Pampeana; 13,9% en el AMBA y 7,5% en la Patagonia.

Según la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivadores de la República Argentina (CICCRA), los precios en los mostradores del Área Metropolitana de Buenos Aires subieron 20% entre noviembre y diciembre y acumularon un alza del 74,8% en el año.

De acuerdo con los datos oficiales del Indec, el asado -el corte vacuno preferido de los argentinos- fue el que más subió de precios en diciembre, con un alza del 28,5%, hasta los $528,67 el kilo. En este marco, el Gobierno acordó una oferta a $349 el kilo, pero solo duró tres días, para la mesa navideña. Ahora, elabora un plan más ambicioso, con unos 12 cortes y por un plazo mayor, pero aún no logró consensuarlo con los frigoríficos y supermercados.

El objetivo del Gobierno es controlar los aumentos de la carne y su incidencia en la inflación, pero hay quienes dentro del Frente de Todos apuntan sobre las exportaciones como las responsables de las presiones sobre los valores y piden desacoplar los precios internacionales de los del mercado interno, tal el caso de la diputada Fernanda Vallejos -cercana a Cristina Kirchner, que habló de la “maldición” de la Argentina al exportar alimentos.

También dentro de los más elegidos, en diciembre le siguieron los aumentos de precios de la nalga, que subió 20% hasta $616,98 el kilo, y el cuadril, que se incrementó 19,3%, hasta los $564,45 el kilo. Entre los cortes más económicos, el alza mayor la registró la paleta, con el 15,3%, hasta los $462,44, y la carne picada común, que el 10,9%, hasta los $300,90 el kilo.

Al precio de los sustitutos de la carne vacuna tampoco les fue bien en diciembre. El pollo entero subió 16,1% y se vendió en promedio a unos $154,99 el kilo. El Centro de Economía Política Argentina (CEPA) dio a conocer un informe elaborado sobre la base del informe de CICCRA, que da cuenta del comportamiento de los precios de la carne y su comparación con esos sustitutos. Al respecto menciona que mientras en enero 1 kilo de asado equivalía a 3 kilos de pollo; en noviembre subió 3,3 kilos y en diciembre alcanzó los 3,56 kilos de pollo.

Como resultado, en diciembre la diferencia de precios entre el kilo de pollo y el de asado fue la más alta de todo el año.

Aumentos de diciembre, por corte de carne

Asado: 28,5%

Matambre: 27,8%

Tapa de asado: 23,7%

Cuadrada: 20,8%

Nalga: 20%

Vacío: 20,3%

Lomo: 20,3%

Falda: 19,8%

Cuadril: 19,3%

Nalga: 19,3%

Tortuguita: 19%

Paleta: 15,3%

Carne picada especial: 13,3%

Carne picada común: 10,9%

Peceto: 8,8%

Aumentos de 2020, por corte de carne

Asado: 93%

Vacío: 87%

Matambre: 85%

Tapa de asado: 79%

Tapa de nalga: 74%

Bola de lomo: 74%

Frutas y verduras

Los cortes de carne vacuna y el pollo no fueron los únicos productos de la canasta alimenticia de los argentinos que registraron fuertes subas de precios en diciembre y a lo largo de 2020, también lo hicieron las frutas y verduras.

En este caso, durante el último mes del año, las principales variaciones positivas se registraron en la lechuga, con un alza del 52%; la banana, del 41%; la pera, 22%, y la naranja, que se incrementó 21%. Por el contrario, la mandarina bajó -6%; la papa lo hizo -14%, y el tomate redondo, -70%.

En el año, los principales incrementos se dieron en:

Limón: 200%

Cebolla: 162%

Papa: 150%

Naranja: 148%

Batata: 131%

Zapallo: 117%

Lechuga: 11%

Zanahoria: 4%

Tomate: -27%

Proyecciones

Si bien desde el Palacio de Hacienda, liderado por Martín Guzmán, aseguran que la aceleración del aumento de precios de diciembre “responde a cuestiones particulares del mes, que por su naturaleza no es esperable que se mantengan durante los próximos meses”, algunas consultoras privadas encienden una luz de alarma.

Entre ellas, Ecolatina -fundada por Roberto Lavagna- estimó que “la inflación se acelerará este año”, pero “hasta dónde llegará dependerá, en parte, de las decisiones del Gobierno nacional y de cuán efectivas sean las mismas” y de “cuánto se pospondrá la corrección de desequilibrios” en un año electoral. “Asumiendo que no hay un salto cambiario, pero que la brecha sigue alta, y un ajuste de tarifas que permite no expandir el gasto en subsidios durante este año, la inflación cerraría en torno al 45% en 2021″, proyectó.

En el Gobierno aspiran a reducirla 5% por año. En 2020 lograron bajarla 17,7 puntos porcentuales respecto del cierre de 2019, pero las tensiones cambiarias, la pandemia de coronavirus y los precios internacionales son algunas de las variables que presionan sobre el costo de vida.

(TN)

Share.

About Author